0

Rubén Hernández


Los libros representan ¿será mejor el verbo “evidencian”? que, dentro de la profesión, soy un abogado que investiga. Fuera de la profesión, significan mi pasión por la lectura, tanto jurídica, pero especialmente la literaria.

Soy Rubén Hernández y me integré a Oller Abogados en enero de 2011 aunque -a juzgar por mi rostro en la foto- entenderán que tengo mucho más tiempo de ejercer el Derecho.

Me especializo en la rama de Derecho Público y, dentro de éste, el Constitucional; algo de lo que culpo a mi papá. Él fue periodista de La Prensa Libre, hace ya varias décadas; y era el responsable de cubrir la Asamblea Legislativa. Dedicaba las noches en casa a transcribir lo visto y escuchado “desde la barra” y a mí, de niño, me empezaron a interesar esos temas.

Ya más grande consideré estudiar Filosofía, pero un día vi que mi futuro estaba más seguro en el Derecho. Me gradué de esta profesión a principios de los 70, en la Universidad de Costa Rica; y luego fui a Italia para estudiar mi doctorado. Regresé al país en 1977 como el primer abogado constitucionalista. También fui profesor durante 33 años, principalmente en la Universidad de Costa Rica.

Como abogado, estoy satisfecho de lo que he logrado: libros, artículos, diplomacia, la satisfacción de haber redactado la Constitución de Guinea Ecuatorial… pero hoy me complace mucho estar aquí, en un bufete que mezcla juventud y experiencia, donde puedo seguir aplicando mi pasión por la enseñanza y aprendiendo cada día de las nuevas generaciones.

Si hay un ingrediente vital para que el ejercicio de la abogacía sea exitoso, es lograr que la relación con el cliente se rija por confianza, confianza y más confianza. Eso es lo que procuramos cada día en Oller Abogados.